item4

Concebimos la comunidad no como un fin en si mismo sino como un medio de creación y evolución. La inspiración de los fundadores se nutrió de la Psicología Jungiana y de su concepción de los sueños como vía regia para acceder, conocer y transformar nuestra sombra. Como en la tribu Senoi, el hecho de contar sus sueños al grupo, crea un marco seguro en el que cada uno puede mostrarse en su totalidad, tal como realmente es, sin recibir de los demás más que respeto, empatía y apoyo.

Por lo demás, es a través de las relaciones humanas y la convivencia que tiene lugar la experimentación que permite a cada ser humano avanzar en su individuación. La individuación es un proceso que nos hace cada vez más únicos, más completos, pero que, en paralelo, nos acerca cada vez más a los demás.

Nuestra experiencia nos muestra que la dimensión espiritual del ser humano no se desarrolla en base a la adhesión a una Escuela, Iglesia o sistema de creencias, sino que la espiritualidad acude cuando nuestros corazones se encuentran abiertos, ligeros y disponibles, y cuando nuestras relaciones interpersonales se vuelven creativas, basadas en la confianza, el respeto y la colaboración.